Infraestructura tecnológica

Nuestra arquitectura de servidores está orientada a la nube y se basa en un diseño de abstracción en tres capas: virtualización, almacenamiento y hardware.

Este modelo proporciona una arquitectura sólida que permite entornos complejos, de gran volumen, flexibles y redundantes; así como una base tecnológica homogénea y, por tanto, eficiente y sostenible. Además, permite una evolución continúa que garantiza la calidad y disponibilidad de los servicios.